Nostalgia de épocas doradas

Mis circunstancias

Cerca a la disputa del clásico cochabambino 142 entre Wilstermann y Aurora, afloran los recuerdos de las épocas doradas donde ambos fueron protagonistas.

Se repite que Wilstermann tuvo tres épocas de oro; la primera los años 57,58, 59 y 60, la segunda 72 y 73, la tercera los años 80 y 81, con la participación de Jaircinho y nombres estelares que deberían inmortalizarse en la nominación de calles o avenidas nuevas.

Curiosamente, Aurora su clásico adversario, tiene su parte en la historia, porque aparte de ser un gran rival en cancha, siempre le cedió sus mejores jugadores. Basta citar a José Issa, Freddy Vargas, Jaime Olivera, etc.

Desde 1981 a la fecha, Wilstermann logró otros 5 títulos nacionales los años 2.000, 2006, 2010, 2016 y el apertura del presente año 2018 sin completar argumentos para insinuar una cuarta época dorada.

En 38 años todo cambió, incluyendo la prensa deportiva -antes influyente- hoy diversa y dispersa, por la aparición de mucha juventud que en algunos casos, simpatiza con equipos del interior o exterior, sin mucho apego a los representantes locales, Aurora y Wilstermann.

Algunos opinamos que Wilstermann estuvo muy cerca de establecer su cuarta época dorada, cuando destacaba en Copa Libertadores, encendiendo la expectativa de todo el país futbolero, hasta la malhadada goleada frente a River en el Monumental, que por inesperada e insólita, borró de un plumazo, todo lo bueno que alimentó una ilusión desplomada.

Sin embargo, creo que tiene oportunidad de desquite, si logra el bicampeonato 2018 y protagoniza una buena campaña en el torneo internacional del próximo año.

No será nada fácil, porque arriba están San José, Royal Pari, Strongest y Bolivar. Para conseguir la hazaña, tendría que comenzar ganando el domingo a Aurora, que también precisa de puntos, para eludir el abismo, después enfrentar a Royal Pari y Sport Boys en Santa Cruz. Se descuenta que hará prevalecer su invicto de local, enfrentando a Oriente, Bolivar, Universitario y Nacional Potosí.

Referencia necesaria del directorio, encabezado por Grover Vargas, Ángel Campero y Mario Montaño, que con altibajos, ya tiene 2 títulos en la bolsa, con la mejor voluntad de hacer historia y ser recordado por haber conducido un probable cuarto ciclo dorado