CNS recupera equipos robados

Hospital Obrero

En el marco de la lucha contra la corrupción, la Fuerza de Especial de Lucha Contra el Crimen logró recuperar dos equipos e insumos médicos sustraídos del Hospital Obrero de La Paz, valorados en 80 mil dólares.

“Son dos funcionarios que trabajaban en el servicio de Terapia Intensiva (del Hospital Obrero). Una vez más se constató que algunas (personas) llevan a sus domicilios insumos de la institución. La Caja Nacional de Salud no permitirá ni un hecho más de corrupción”, afirmó el gerente de la Caja Nacional de Salud (CNS), Juan Carlos Meneses.

Por su lado, la directora de Jurídica del Ministerio de Salud, Tania Iturri, afirmó que esta Cartera de Estado instruyó a todas las cajas y entidades descentralizadas, tomar acciones en caso de suscitarse hechos similares para que no queden en la impunidad.

“Agradecemos a la DACI por el trabajo efectivo que cumplieron. El Ministerio de Salud se mantendrá alerta ante cualquier caso de corrupción al interior de la CNS y otras entidades dependientes y descentralizadas”, advirtió.

El robo se produjo en enero pasado, las investigaciones de la Dirección de Análisis Criminal e Inteligencia (DACI) condujeron a dos funcionarios de la entidad aseguradora que pretendían alquilar los equipos robados por la suma de tres mil bolivianos a un médico particular.

Uno de los equipos robados es un ventilador que brinda asistencia respiratoria a los pacientes que no pueden respirar por sus propios medios o que requieren asistencia para mantener una ventilación adecuada, estos pretendían ser  comercializados.

El otro, un capnógrafo, que mide la concentración de dióxido de carbono en la mezcla gaseosa administrada a los pacientes durante la anestesia general, lo que resulta muy útil en situaciones clínicas como  dificultad de intubación,  embolia pulmonar, hipertermia maligna, entre otras.

Asimismo, se encontró en poder de los acusados una serie de insumos médicos pertenecientes al Hospital Obrero que también eran comercializados.

Los implicados son dos funcionarios del Hospital Obrero del área de terapia intensiva que actualmente guardan detención junto a otras dos personas ajenas a la entidad aseguradora, entre ellas el médico particular.